Lifting de Cuello

A medida que las personas envejecemos, los factores genéticos, el efecto de la gravedad, la exposición solar, el estrés diario… producen en la cara determinados signos de envejecimiento, agravado por malos hábitos como el tabaco y el alcohol.

Los pliegues entre la boca y la nariz se acentúan, el borde mandibular pierde definición y, el cuello aumenta su flacidez. El Lifting Frontal como intervención puede realizarse aisladamente o, en combinación con otras cirugías de la cara como rinoplastia o blefaroplastia.

¿Quién es el candidato ideal para someterse a un Lifting Cervical?

Los mejores candidatos son aquellos hombres y mujeres en los que la piel ha empezado a descolgarse pero ésta sigue manteniendo un buen grado de elasticidad y, que presentan unas bandas musculares evidentes. Un lifting no tiene por qué rejuvenecerle un determinado número de años, pero sí conseguirá devolverle un mejor aspecto y, una apariencia más joven.
La edad suele estar entre los cincuenta y, los setenta años pero también se realizan liftings en personas mayores de setenta años con excelentes resultados.

¿En qué consiste el Lifting Cervical?

El lifting de cuello es poco frecuente llevarlo a cabo de forma aislada, y lo más habitual es asociarlo al lifting del tercio inferior facial para conseguir resultados más harmónicos.
El lifting  consiste básicamente en tensar las capas musculares y la piel, retirando el tejido sobrante. Una vez concluido, las heridas se cierran dejando temporalmente unos pequeños drenajes bajo la piel para que no se acumule ningún exudado o sangre. Finalmente, se colocará un vendaje.

El lifting debe ser realizado en una clínica autorizada ya que se realiza con  sedación o, anestesia general dependiendo del caso en particular.
Su estancia en clínica dependerá del tipo de anestesia y, de la extensión del lifting.

¿Cómo será la vuelta a la normalidad?

El postoperatorio no suele ser doloroso. Las molestias que generalmente aparecen suelen controlarse bien con analgésicos habituales. El vendaje y los tubos de drenaje normalmente se retiran en 24 a 48 horas.

Los primeros puntos se retiran alrededor de la semana y, los puntos del cuero cabelludo y/o las grapas un poco más tarde. Es normal que sienta la piel de la cara “acorchada”, esta sensación es transitoria y, desaparece en unas cuantas semanas. Considera como normal que la cara estará inflamada y, presente moraduras, este aspecto sólo durará entre 10 y 15 días aproximadamente.

Es aconsejable que hagas reposo relativo durante las dos primeras semanas y, que evites los ejercicios o, actividades violentas durante al menos las dos semanas siguientes a la operación. La piel de la cara necesitará cuidados específicos y, no deberás exponerla al sol o, a rayos UVA durante al menos tres meses.

Al principio, puedes sentirte preocupada/o por el aspecto de la cara, piensa que la mayoría de las personas regresan a una vida normal, incluyendo el trabajo, a partir de las dos semanas dependiendo de cada caso. En este periodo la inflamación se normaliza y desaparecen los morados. Las cicatrices tardan algunas semanas más en disimularse, pero finalmente se hacen prácticamente imperceptibles.

A partir de la tercera semana, tu aspecto será mucho mejor. Si tienes que  volver a trabajar, puedes aplicarse maquillaje para camuflar los posibles morados que puedan persistir.
Las perspectivas del lifting son buenas especialmente si eres consciente de que los resultados no se aprecian de forma inmediata. Después de la inflamación y los morados, puede ser que el cabello situado en la sien puede ser más fino y, la piel suele estar más seca y enrojecida durante unos meses.

¿Cómo me planifico el Lifting Cervical?

Tu cirujano te explicará qué técnica empleará en tu caso, así como la anestesia más aconsejable. No dejes de preguntar a tu cirujano plástico cualquier duda que tengas sobre la cirugía, también debes pensar detenidamente en tus expectativas y, coméntaselas a tu cirujano.

El doctor te indicará qué pasos tendrás que seguir para preparar la intervención. También comprobará todos aquellos aspectos médicos que pudiésen causar problemas durante o, tras la intervención, como tensión alta no controlada, problemas de coagulación, etc. Coméntale si estás tomando algún tipo de medicación, especialmente aspirinas o, cualquier medicamento que pueda afectar la coagulación de la sangre.

Tendrás que seguir cuidadosamente las pautas que te marque el cirujano plástico, hecho que te ayudará en gran medida a que la cirugía se desarrolle mejor. Si eres fumador/a es fundamental que al menos cuatro semanas antes y, después de la intervención dejes de fumar. El tabaco dificulta que la sangre fluya hacia la piel y, puede interferir en la recuperación de las cicatrices.

Si tienes el pelo corto es recomendable que lo dejes crecer antes de la intervención, ya que el cabello largo ayuda a ocultar las cicatrices de la cirugía mientras éstas permanecen visibles. Cuando el lifting se haya realizado recuerda que tanto si has permanecido ingresada o, ha sido una cirugía ambulatoria deberás contar con ayuda tanto para que te lleven a casa como para ayudarte en casa durante los primeros días.

Asegúrate, además, de que algún familiar o acompañante pueda llevarte a casa cuando se te dé el alta y que, en caso necesario, puedan ayudarte unos días.

¿Qué precauciones deberé tomar?

Con el objetivo de limitar el riesgo de sangrado y hematomas tendrás que evitar tomar en los 7 días previos al procedimiento antiagregantes plaquetarios como Aspirina, Dipiridamol, Ticlopidina…como también, en los 3 días previos tomar antiinflamatorios no esteroideos con efecto antiagregante como Ibuprofeno, Diclofenaco, Indometacina, Piroxicam, Naproxeno…

About the Author

The Author has not yet added any info about himself