relleno-labios-mayores

El paso del tiempo o una pérdida radical de peso puede provocar una disminución del volumen de los labios mayores. Puedes aumentar la zona y proporcionarle un aspecto más jovial gracias a un sencillo y seguro procedimiento llamado Lipofilling.

Se trata de un procedimiento que se realiza a través de una inyección de grasa obtenida de otra zona del cuerpo o a través de ácido hialurónico.

¿En qué consiste?

La zona vaginal se rejuvenece a través de una inyección de grasa obtenida de otra zona del cuerpo mediante la técnica del lipofilling.

Mediante unas finas cánulas de liposucción se extrae grasa de otras áreas (en su mayoría la zona del abdomen), se purifica, prepara y se inyecta en los Labios Mayores, aumentando así su turgencia y aspecto rejuvenecido.

La operación tiene una duración de 60 minutos y el proceso se realiza mediante anestesia local.

Otra forma de aumentar el volumen de los labios vaginales es con el relleno de ácido hialurónico, una sustancia biocompatible sin ningún tipo de efecto secundario. En este caso, la infiltración se realiza en un quirófano, bajo una ligera sedación. El proceso dura entre 15-20 minutos.

Los antecedentes clínicos de cada paciente, así como su estado físico, determinarán la decisión del cirujano de utilizar uno u otro método de aumento de los labios mayores.

¿Quién es el candidato ideal?

Mujeres que con el paso del tiempo y la pérdida de colágeno y tejido han sufrido una reducción y descolgamiento de los labios mayores de la vagina.

Las pérdidas de peso también pueden potenciar la flacidez de la zona. Con este tratamiento conseguimos que la zona vaginal recupere su textura y funcionalidad original.

¿Cómo serán los resultados?

En el caso del aumento con grasa corporal, los resultados se mantienen entre 4 y 6 meses aproximadamente, debido a la reabsorción natural de la grasa. Si el relleno se realiza con ácido hialurónico, los efectos pueden prolongarse hasta 12 meses.

¿Cómo será la vuelta a la normalidad?

En 1-2 horas ya podrás reincorporarte a tu ritmo de vida habitual. Podrás retomar tu vida sexual a las dos semanas del procedimiento quirúrgico.