perineoplastia

La perineoplastia es la intervención quirúrgica para devolver la elasticidad y funcionalidad del periné, la región situada entre la entrada a la vagina y el ano. Cuando esta zona es joven tiene una apariencia elástica y tersa. Sin embargo, en el embarazo, tras 9 meses de soportar un peso superior al habitual, se produce una distensión de la musculatura pélvica. La pérdida de tono puede provocar de pérdidas de orina o dificultar las relaciones sexuales satisfactorias.

Este problema se acentúa en el parto. Si además, el parto resulta dificultoso, es posible que el ginecólogo decida realizar una episiotomía, un corte en la piel y en la musculatura perineal para facilitar la salida.

Si bien existen ejercicio para tonificar la musculatura de esta zona, en muchos casos no suele funcionar porqué ésta está desestructurada. En estos casos, es necesaria una corrección quirúrgica.

¿Qué es el periné?

El periné es la porción de tejido que va desde la vagina al ano. Cuando esta zona es joven suele tener forma de “V” y tiene una apariencia elástica y tersa. Con la edad y los partos, la musculatura perineal va perdiendo tono y elasticidad, el periné pasa de tener forma de “V” a adquirir una morfología en forma de “U”, distorsionando su apariencia y funcionalidad, ocasionando problemas funcionales y molestias, especialmente, durante las relaciones sexuales. Si durante el parto se practicó una episiotomía puede agravar la situación.

La perineoplastia permite volver a cerrar la musculatura del periné, devolviéndole así la tensión y el tono que le permiten recuperar la función original de esta zona.

¿En qué consiste?

La perineoplastia es una intervención sencilla, que suele hacerse bajo anestesia local. Consiste en tensar la musculatura del periné, devolviéndole así su elasticidad y funcionalidad.

En el caso de aquellas mujeres que tienen una dilatación importante, se les realiza un estrechamiento del tercio externo de la vagina, mejorando la satisfacción en sus relaciones de pareja.

¿Quién es buen candidato para someterse a la operación?

Es una buena candidata cualquier mujer que sufre una laxitud del periné que deja la vagina demasiado expuesta; lo que puede ocasionar problemas de sensibilidad, incontinencia, infecciones y molestias en las relaciones sexuales.

¿Cuáles serán los resultados?

Después de la cirugía, se recupera la dimensión, la forma y funcionalidad del periné.

¿Cómo será la recuperación?

En el postoperatorio, es preciso realizar un reposo relativo durante la primera semana, tras lo cual, el paciente puede incorporarse a las actividades de su vida cotidiana.

Mantendrá limpia y seca, realizando curas con betadine vaginal durante 2 semanas.

Evitará relaciones sexuales el primer mes tras la cirugía, así como grandes esfuerzos y ejercicio físico.