X

Láser Hiperhidrosi Axilar

laser-miradray

La sudoración nos ayuda a regular la temperatura corporal. Pero hay personas que padecen de exceso de sudoración y son diagnosticadas de hiperhidrosis, que consiste en una alteración crónica del sistema nervioso simpático que produce un exceso de sudoración y limita el día a día de las personas que lo padecen condicionando las actividades de la vida diaria principalmente a nivel psicosocial. Las zonas con más frecuencia afectadas de hiperhidrosis son la palma de las manos, la planta de los pies y las axilas.

El láser para la hipersudoración axilar es la solución láser definitiva ambulatoria para reducir significativamente solamente la excesiva sudoración de las axilas, ya que provoca una atrofia estructural de las glándulas sudoríparas evitando su regeneración.

¿Qué es el láser para la hipersudoración axilar?

Es el láser que proporciona una solución segura y rápida para reducir significativamente el sudor de las axilas aprobada por la FDA americana y clínicamente probada.

Según varios estudios clínicos americanos demuestran que el láser disminuye el exceso de sudoración axilar de manera que las personas tratadas resultan altamente satisfechas ya que la terapia les proporciona de forma directa un aumento de la calidad de vida personal.

¿Quién es el candidato ideal?

Podrán ser tratados tanto hombres como mujeres diagnosticados de hiperhidrosis axilar o bien sudoración axilar excesiva que se sienten condicionados en la mayoría de sus actividades cotidiana y que les impiden actuar con normalidad a nivel laboral, social, afectivo…

¿Qué zonas podré tratar?

Sólo podrá tratarse la zona axilar. No se podrán tratar otras zonas del cuerpo como las manos, los pies, la frente o las rodillas.

¿Cómo actúa el láser para la sudoración excesiva de las axilas?

Utiliza una tecnología no invasiva que emite energía en forma de microondas con altas frecuencias de hasta 5.800 mhz, que atraviesan la epidermis hasta llegar a las estructuras de las glándulas sudoríparas axilares, de manera que con las frecuencias adecuadas atrofia progresivamente las glándulas sudoríparas axilares de forma definitiva y permanente, impidiendo la secreción de sudor. Simultáneamente, el láser para la Hiperdrosis Axilar aplica un sistema de refrigeración que protege la epidermis y la dermis superior evitando así posibles quemaduras por la alta energía aplicada.

En definitiva, las glándulas sudoríparas axilares tratadas no volverán a crecer de manera que ya no producirán más exceso de sudoración.

¿Cuánto dura y con qué frecuencia debe efectuarse la terapia?

Se recomendarán 1 o 2 sesiones del tratamiento para acabar con la sudoración axilar excesiva, con un intervalo de 6 meses aproximadamente, para maximizar la calidad y la duración de los resultados. Cada tratamiento generalmente dura alrededor de 45 minutos, aproximadamente.

 

¿Cuáles son los resultados?

La mayoría de las personas tratadas reportan una reducción duradera del sudor axilar en su primera sesión.

Varios estudios han demostrado que el láser consigue una reducción media de sudor de la axila del 82%. Sin embargo, al igual que en cualquier otro tratamiento médico, los resultados pueden variar dependiendo de cada persona.

¿Los efectos son duraderos?

Sí, ya que el láser atrofia las glándulas sudoríparas, de manera que impide que las glándulas sudoríparas vuelvan a crecer o regenerarse, lo que implica una reducción significativa y duradera del sudor axilar.

¿Tiene algún efecto secundario?

Es normal que durante las primeras horas post-terapia aparezca algún dolor o hinchazón localizado que, por lo general, desaparece en pocas semanas. Algunas personas pueden experimentar  una leve alteración de la sensibilidad o hormigueo temporal en pequeñas áreas de la piel tratada o parte superior del brazo, que desaparecerá gradualmente.

¿Cómo será la vuelta a la normalidad?

La incorporación a las actividades de la vida diaria es inmediata. Como mucho el doctor te recomendará un antiinflamatorio y analgésico para evitar posibles molestias a la vez, que te recomendará aplicar frío local durante las 24 horas posteriores a la terapia contra la sudoración axilar excesiva.

 
Share This