X

Hiperhidrosis Corporal

Hiperhidrosis-corporal

La hiperhidrosis se conoce como una excesiva producción de sudor ecrino a uno o varios niveles del organismo. Se produce por fallo del sistema nervioso simpático, originando que el organismo produzca más sudor del que necesita para regular la temperatura corporal.

La toxina botulínica se ha demostrado de gran eficacia en el tratamiento de las hiperhidrosi localizadas, como la de axilas o palmas de las manos. Es un procedimiento que en general es bien tolerado. Actúa bloqueando la transmisión nerviosa del estímulo a nivel de la de la glándula sudorípara.

¿Qué la causa?

Se produce por un sobreestímulo del sistema simpático, paralelo a la columna vertebral dentro del tórax, independiente de la temperatura ambiental. En sus formas más severas puede provocar hongos, descamación, mal olor, irritación y pigmentación cutánea.

La hiperhidrosis primaria afecta al 0.5-1% de la población. Suele iniciarse en la pubertad y dura toda la vida, aunque habitualmente la sudoración excesiva va mejorando con los años. Hasta el 40% de los afectados tiene otro miembro de la familia con el mismo trastorno, por lo que se considera una enfermedad hereditaria.

La hipersudoración o sudoración excesiva puede condicionar la vida de algunas personas por qué llegan a tener la sensación de mojar la ropa constantemente. Son individuos en los que la afección puede llegar a ocasionarles un temor permanente ante la posibilidad de encontrarse con otras personas y tener que estrecharles la mano o simplemente, a que les vean con la ropa sudada. Las personas con hiperhidrosis pueden volverse retraídas, pudiendo ser una causa de fobia social. También causa dificultad en la manipulación de papeles, objetos, herramientas, equipos electrónicos o instrumentos de música.

¿Qué tratamiento te ofrecemos para combatirla?

La toxina botulínica se ha demostrado de gran eficacia en el tratamiento de las hiperhidrosi localizadas, como la de axilas o palmas de las manos. Es un procedimiento que en general es bien tolerado. Actúa bloqueando la transmisión nerviosa del estímulo a nivel de la de la glándula sudorípara.

Se trata de un tratamiento muy seguro y de una efectividad muy alta.

En los casos de hipersudoración axilar, la inyección de toxina botulínica es bien tolerada, sin necesidad de anestesia local.

Cuando se aplica para hiperhidrosis palmar, como es una zona más sensible, puede usarse crioanestesia o anestesia por frío en cada punto de inyección.

Hay que tener en cuenta que el efecto de la toxina botulínica es pasajero, de 5 a 6 meses en las palmas de las manos y algo mayor, entre 8 y 10 meses, en las axilas. Transcurrido ese tiempo es necesario volver a inyectarla. No obstante, no existen contraindicaciones para repetir el tratamiento.

¿Mi actividad diaria se verá alterada?

Permite retomar inmediatamente la actividad normal después de cada sesión con las cremas indicadas y el maquillaje adecuado.

¿Qué cirugía te ofrecemos para combatirla?

Ésta se denomina Simpatectomía por Videotoracoscopía realizada con anestesia general. Consiste en la extirpación selectiva por vía endoscópica de algunos de los ganglios simpáticos que conducen el estímulo que provoca la hipersudoración de las palmas, plantas y axilas.

La cirugía sólo debe realizarse en casos extremos cuando las medidas conservadoras hayan fallado anteriormente, ya que puede tener efectos secundarios como hipersudoración compensatoria en espalda, muslos, rodillas, anhidrosis o excesiva sequedad local y mayor sensibilidad al frío.

 
Share This