Blefaroplastia

¿Quién es el candidato ideal para someterse a una Blefaroplastia?

Los candidatos ideales para someterse a una blefaroplastia son aquellas personas que buscan una mejoría en su apariencia.

Generalmente, las personas que se someten a este tipo de cirugías tienen 35 años ó más, pero en algunos casos con tendencia familiar a tener bolsas, son más jóvenes.
En algunos casos, la piel de los parpados superiores es tan flácida que cae en la parte superior del campo visual, entonces la blefaroplastia superior ayuda a recobrar el campo visual.

La blefaroplastia mejorará la apariencia y la confianza en uno mismo. Antes de decidir si se va a realizar una blefaroplastia piensa qué quieres conseguir y discútelo con tu cirujano plástico.

¿En qué consiste la Blefaroplastia superior e Inferior?

La Blefaroplastia superior e Inferior es la operación destinada a corregir las señales que en los párpados manifiesta el envejecimiento facial como el descolgamiento de la piel de los párpados superiores y, las bolsas en los párpados inferiores y, en la porción interna de los superiores.

La cirugía de los párpados, técnicamente conocida como blefaroplastia, es un procedimiento para extraer la grasa, el exceso de piel y, músculo cuando sea preciso de los párpados superiores e inferiores.

La blefaroplastia puede corregir la caída de los párpados superiores y las bolsas de los inferiores, características que hacen que parezcamos mayores y más cansados de lo que somos y, en algunos casos, pueden interferir con la visión. Sin embargo, la blefaroplastia no elimina las “patas de gallo” u otras arrugas ni la caída de las cejas. Puede realizarse de manera aislada o junto a otras cirugías estéticas de la cara, como el lifting cervicofacial o el lifting frontal como también a tratamientos medico estéticos faciales como toxina botulínica tipo A y relleno de arrugas con ácido hialurónico…

Consiste en un procedimiento quirúrgico funcional o cosmético con la finalidad de remodelar el párpado superior o inferior eliminando y/o reposicionando exceso de tejido, como así también realizando una cantoplastia la cual consiste en reforzar los músculos y tendones circundantes de alrededor de los ojos.

Cuando se presenta una importante cantidad de piel en el párpado, la piel puede colgar sobre las pestañas y causar la pérdida de la visión periférica. Las partes externas y superiores del campo visual son las más comúnmente afectadas y, la condición puede causar dificultad con actividades tales como conducir o leer. En estas circunstancias, la blefaroplastia del párpado superior es llevada a cabo para mejorar la visión periférica. Personas con una menor cantidad severa de exceso de piel pueden realizarse un procedimiento similar por razones cosméticas.

A esto debe agregarse la presencia de bolsas en los párpados, sobre todo en los inferiores. De hecho, el problema de las bolsitas producidas por grasa acumulada en los párpados puede encontrarse desde edades muy tempranas, ya que puede ser de carácter hereditario.
La operación en el párpado inferior es casi siempre hecha por razones cosméticas, para mejorar las bolsas de los párpados inferiores y reducir el arrugamiento de la piel.

La blefaroplastia se realiza mediante incisiones externas hechas a lo largo de las líneas naturales de los párpados, tales como las rayas de los superiores y por debajo de las pestañas en los inferiores, o por la superficie interna del párpado de abajo.

Es una cirugía ambulatoria porque no es necesario quedar ingresado. La recuperación es rápida. La hinchazón y, el amoratamiento iniciales toman una o dos semanas en restablecerse pero se necesitan, al menos, varios meses hasta que el resultado final sea estable.
Dependiendo del alcance del procedimiento, la operación toma de una a tres horas en completarse.

¿En qué consiste la Blefaroplastia Transconjuntival?

La blefaroplastia transconjuntival es la cirugía plástica de los párpados que se realiza con el objetivo de corregir las bolsas en el párpado inferior.

No deja ningún tipo de cicatriz externa, lo que además tiene la ventaja de que se alteran una menor cantidad de tejidos y se extrae la grasa con mayor precisión.

Se lleva a cabo con anestesia local y sedación. Se toma el exceso de piel y bolsas de grasa a través de una pequeña incisión en la cara interna del párpado inferior. Las cicatrices se esconden en la conjuntiva, tras el parpado dejando un resultado natural sin cicatrices externas.

¿Tendré que ingresar?

En el caso de la blefaroplastia superior no tendrás que ingresar se realizará en nuestros centros Cànons, especializados en Cirugía y Medicina Estética ya que tenemos todos los registros sanitarios de la Generalitat de Catalunya para realizar éste tipo de cirugías con anestesia local.

En cambio, en el caso de blefaroplastia inferior o transconjuntival se realizará en quirófano, en el ámbito de una clínica, bien en Barcelona, en Granollers o, en Reus. Normalmente, no es necesario permanecer en la clínica más que unas horas tras la cirugía. Ésta suele realizarse bajo anestesia local más sedación, de manera que la persona que se somete a la cirugía se siente relajada y, los párpados están insensibles al dolor.

La intervención suele durar entre una y 2 horas. Las incisiones se cierran con suturas muy finas. En el caso de la blefaroplastia transconjuntival de los párpados inferiores la incisión se coloca en el interior del párpado inferior no dejando cicatriz visible.

¿Podré combinarlo con otras cirugías y tratamientos?

Normalmente se combina con la cirugía de levantamiento de cejas, una combinación insuperable. Obtendrás los mejores resultados combinando la blefaroplastia con la elevación y reposicionamiento de las cejas en una misma sesión quirúrgica.
También se puede combinar con otros procedimientos medico estéticos como la toxina botulínica, mesoterapia, rellenos de arrugas.

¿Cómo será la vuelta a la normalidad?

Tras la blefaroplastia, se te aplicará una pomada en los ojos para lubricarlos. Si tuvieras molestias sobre los párpados, se alivian fácilmente con la analgesia prescrita por tu cirujano y, con la aplicación de frío local para disminuir la inflamación y los hematomas.

Se te enseñará como lavarte los ojos y, se te indicará si debes aplicarte colirios oftálmicos para mantener los ojos hidratados. Durante las dos primeras semanas tu cirujano plástico seguirá con detalle tu evolución. El edema y los hematomas disminuirán gradualmente hasta desaparecer por completo, y comenzarás a verte y sentirte mucho mejor.

La mayoría de las personas que se someten a una blefaroplastia comienzan a leer o a ver la televisión en 2 ó 3 días. Sin embargo, no podrás ponerte lentillas, si las llevas, hasta las 2 semanas, y aún así podrás sentirte incómoda/o durante un tiempo. Podrás aplicarte maquillaje para disimular los hematomas.

Será preciso llevar gafas de sol durante unas semanas y, aplicarte filtro solar en los párpados. Deberás mantener un reposo relativo durante unos 3 o 5 días aproximadamente y, evitar actividades fuertes 3 semanas.

El resultado final será una mirada más despierta y descansada con un aspecto más juvenil.

¿Cómo tengo que planificar la Blefaroplastia?

La buena comunicación con el Cirujano Plástico es esencial. En la primera consulta te evaluará la visión y, la producción de lágrimas, así como tu estado general de salud. Deberás informar a tu cirujano si tomas alguna medicación, si fumas y, si tienes alergia a algún medicamento. También debes decir si llevas gafas o lentillas y aportar, si es posible, tu último examen oftalmológico.

Se planteará la posibilidad de operar los cuatro párpados, los inferiores o los superiores y, si es preciso asociar algún otro procedimiento. Se te explicarán las técnicas y el tipo de anestesia que se emplearán, dónde se realizará la cirugía, los riesgos y el coste de la intervención. No dudes en preguntar a tu cirujano todas las cuestiones que tengas, sobre todo aquellas relacionadas con tus expectativas y los resultados.

Tu cirujano plástico te proporcionará instrucciones específicas acerca de cómo prepararte la cirugía, incluyendo normas sobre toma de alimentos y líquidos, tabaco o, toma o supresión de medicamentos y vitaminas.

Es importante dejar de fumar al menos una o dos semanas antes de la cirugía. Un cumplimiento cuidadoso hará que la cirugía sea realizada en mejores condiciones.
Asegúrate, además, de que algún familiar o acompañante pueda llevarte a casa cuando se te dé el alta y que, en caso necesario, puedan ayudarte unos días.

¿Qué precauciones deberé tomar?

Con el objetivo de limitar el riesgo de sangrado y hematomas tendrás que evitar tomar en los 7 días previos al procedimiento antiagregantes plaquetarios como Aspirina, Dipiridamol, Ticlopidina…como también, en los 3 días previos tomar antiinflamatorios no esteroideos con efecto antiagregante como Ibuprofeno, Diclofenaco, Indometacina, Piroxicam, Naproxeno…

About the Author

The Author has not yet added any info about himself